FANDOM



El español de chile…

Es una variable del español de España con pequeñas diferencias a lo largo de su área de geográfica puesto que en el norte de chile se habla o se presenta el español andino, en tanto que en el sur se presenta de igual manera el español chilote; además en chile existen grandes diferencias entre las distintas clases sociales, eso se puede notar en la forma de pronunciación que posee chile; Una de las principales características es la del fonema /s/ cuando está al final de una sílaba. Por ejemplo, “estas manos” se pronuncia [ehtah manoh], esta forma de hablar evitada a en el habla formal.

En el lenguaje coloquial, la “d” intervocálica se pronuncia como una sonora [ð], sobre todo en las terminaciones “ado, ada”, o, más comúnmente, como elidirse, “salado” se dice [sala ðo] o [sala o] y “salada”, [sala ða] o [sala].

Al igual que en toda Hispanoamérica, pronunciándose como /s/ en todos los casos, lo que produce algunos homófonos («casa - caza», «cima - sima», «cocer - coser», por ejemplo).

No se hace distinción entre “ll”e “y” (yeísmo). Sólo aparece en un número muy reducido de localidades de la zona norte y de la región comprendida entre el sur de Temuco y el norte de Valdivia; casi exclusivamente entre hablantes de la tercera edad la que se ase más frecuente es la de una sonora [j], lo que produce algunos homófonos (“baya - valla – vaya”, “calló – cayó”, “holló – oyó”, por ejemplo).

En las áfonas y sonoras (/k/, /g/, /x/ y /ɣ/) se transforman en áfonas y sonoras ([c], [ɟ], [ç] y [ʝ], respectivamente) por ejemplo “queso”, [ceso], “guitarra”, [ɟitaɹa], “jefe”, [çefe] “mi guitarra”, [mi ʝitaɹa]. En este último caso, en las sílabas gue y gui, al pronunciarse fuertemente con el paladar, se parece mucho a la común castellana.

En el sentido sintáctico y gramático se puede decir que Un rasgo común a la mayoría de las variedades actuales del español es el escaso uso de las conjugaciones en futuro, reemplazadas por la construcción perifrástica “ir a + verbo en infinitivo”. Por ejemplo, una frase como “iré al cine mañana” se reemplaza por “voy (a ir) al cine mañana”.

El Uso del voseo se utiliza en un contexto de mucha confianza. En cambio el «tú», con las conjugaciones del voseo chileno, se emplea igualmente cuando existe confianza, aunque algo menor. Cuando el nivel de confianza disminuye un poco más, se usan las formas comunes de tuteo. Algo parecido a esto último ocurre con el trato de «usted», que se reserva a las relaciones de más respeto o distancia.

.

Forma de tratamiento

Modo indicativo

Modo subjuntivo

Presente

Pretérito imperfecto

Condicional

Presente

Pretérito imperfecto

Tuteo

caminas traes vives

caminabas traías vivías

caminarías traerías vivirías

camines traigas vivas

caminaras trajeras vivieras

Voseo (chileno)

caminái traí viví

caminabai traíai vivíai

caminaríai traeríai viviríai

caminí traigái vivái

caminarai trajerai vivierai

Voseo (internacional)

caminás traés vivís

caminabas traías vivías

caminarías traerías vivirías

camines, caminés* traigas, traigás* vivas, vivás*

caminaras trajeras vivieras


En Chile, al igual que en otros países, por lo general, no se cambia la composición de una palabra ya determinada por uso y no es afectada en el uso cotidiano por la sintaxis o gramática. Se da, sobre todo en el área metropolitana de Santiago, donde, en casos como los de las palabras para denominar el metro y la micro, dos medios de transporte en Chile, se invierten las sílabas de cada palabra dando origen a “trome” y “cromi”. Estas modificaciones se utiliza en la jerga informal como imitación burlesca de la jerga hablada por los delincuentes, conocida como “coa”, en la que se invierten las sílabas de muchas palabras, por ej: “broca cochi” es “cabro chico” (niño). Aunque es poco frecuente, también se practica el “rimbombeo” de las palabras para darle más interés a una frase, por ejemplo “caracho” por “cara” y “tontorrón” por “tonto”.

También existe el uso de los diminutivos en el lenguaje coloquial, tales como chiquitito, despacito, pancito, poquito, ratito, tecito, vinito, etc., usados en un contexto de afectividad o amabilidad.

Es común en todo el territorio de Chile el uso de nombres de animales para referirse a las personas o para caracterizarlas. Por ejemplo, “andar pato” es “andar sin dinero”, “caballo” es algo “magnífico”, mientras que “chancho” es “una persona sucia, desaseada o glotona”; “alguien notable por alguna razón” es “choro”, palabra que, dependiendo del contexto, también puede significar “ladrón” o “simpático”