FANDOM


El español que hablamos en chile es una variante del español estándar; así como lo son los demás hablas hispánicas. Decimos que hablamos español o castellano; pues en otros sistemas es lo mismo; sobre todo el nivel morfosintactico, pero también tenemos en común un vocabulario BASICO FUNDADO EN UN VOCABULARIO PATRIMONIAL. EN EL PLANO FÓNICO NOS DIFERENCIAMOS POR CARECER DE DOS fonemas: totalmente, del que representamos con la letra <z>, y casi totalmente, del que representamos con la letra < LL>; el primero subtitulado por /s/, y el segundo por /y/. Esto se trata de los fenómenos conocidos como ‘seseo’ y ‘yeismo’ respectivamente, herencia andaluza que compartimos con los canarios. La ortografía que se emplea en chile es oficialmente la de la real academia española, conservamos en ella loa grafemas <z> y <LL>, independientemente a su pronunciación.



AMBROSIO RABANALES



SE SABE QUE LO QUE LA UNIDAD A LENGUA ES EL SISTEMA, Y COMO YA SE DEJO ES CASI EL MISMO PARA TODO EL MUNDO HISPANICO. LAS DIFERENCIAS QUE caracterizan a las distintas hablas ocurren a nivel de norma, y la realización está –condicionada por diversos factores –del sistema se sabe que toda lengua es plurinormativa.

Estos factores son el tiempo en que se realiza el sistema y la

Generación a que pertenecen los hablantes, el lugar de dicha realización,

El nivel sociocultural del hablante la

Actitud que se adopta al hablar, la actividad que realiza el que habla y su sexo.

En el plano fonológico, desde nuestra independencia solo se

Puede observar un aumento paulatino del yeísmo (yama ‘llama’), su pérdida cada vez mayor en posición final de una

Palabra (lo niño ‘los niños’, tre año ‘tres años’), y la aparición de una

Variante del fonema que representamos con la letra <ch>, pronunciada

Más o menos como la <sh> del inglés: shileno ‘chileno’, shoshera

‘chochera’.

Hay igualmente variación Regional, y tanto, que, desde el punto de vista lingüístico, se han señalado cuatro zonas (nortina, central, sureña y Chiloé), siendo la más relevante la chilota por el carácter arcaico de su lengua (aún se dice truje por traje).



Factor determinante de esta zonificación es el vocabulario; así,

Mientras en la zona nortina se habla de la cucarda, el pichel, la batea,

Andar calato, en la zona central estas expresiones corresponden al

Hibisco, el jarro, la artesa y andar en pelota, respectivamente. En la

Zona sureña, en cambio, proliferan las voces de origen mapuche,

Poco conocidas, o desconocidas, en la zona central, como mucre,

Mutre o mutro ‘áspero al gusto’; colloy, collofe ‘cochayuyo’






En el nivel fónico, las diferencias son sobre todo de entonación,

En tanto que no hay mayor variación en el plano morfonsintáctico.

En cuanto al factor nivel sociocultural, es claro que la gente

Culta no habla igual que la gente inculta, y que entre estos dos

Extremos hay una variedad de matices; si se combina este factor con

El de la actitud, formal e informal, también con matices intermedios,

Se pueden distinguir cuatro variantes normativas fundamentales de

Habla: culta formal, culta informal, inculta formal e inculta informal.

Las jergas se dan en todas las actividades grupales que realizan

Los hablantes, sean oficios, profesiones, actividades estudiantiles, etc.,

Jergas que actúan como distintivo de grupo y, por lo mismo, tienen

Fuerza de cohesión.



Los hablantes caracterizar su lengua. El léxico del español de Chile

está formado a lo menos por voces

1) Peninsulares, 2) criollas, 3) indígenas, 4) mestizas y 5) extranjeras.



Conclusión

No es a priori nuestra forma de hablar al comunicarnos al otro individuo ya que claramente es una variante que va cambiando creciendo verbalmente.

Los jóvenes hablamos muy informal ya que no tomamos en cuenta nuestro idioma lo cual lo hundimos y usamos modismos, acortamos y transformándolas en coa etc. Tendríamos que hacer surgir formalmente nuestro lenguaje.

Ya en el siglo XIX influyo bastante los idiomas extranjeros en especial el ingles lo cual copiamos y reemplazamos verbos por palabras mas cortas pero que signifiquen lo mismo como el ‘vos por vo’ (argentino) el cachay que en ingles ‘to catch’ y así sucesivamente y vamos deteriorando nuestro lenguaje.